2.1.- Beneficios Físicos:

El Aikido constituye un método de entrenamiento corporal perfectamente balanceado y adecuado a los requerimientos de cada aprendiz, sin importar el sexo, edad o condición física de éste. Naturalmente existe una mínima capacidad física requerida, referida principalmente a la ausencia de enfermedades o deficiencias que pongan en riesgo la integridad del practicante.
Cada nivel de práctica supone la adquisición de algunas destrezas físicas tanto motrices y posturales como de resistencia o aeróbicas, lo que conduce a un mejoramiento de la salud. Lo anterior se traduce en: aumento de la flexibilidad en las articulaciones, mejoramiento postural de la columna vertebral, aumento de la resistencia corporal, tonificación muscular, mejoras a nivel circulatorio, equilibrio del sistema nervioso, aumento en la concentración y alivio de estados de stress.
A lo anterior se suma el hecho de que el Aikido, al ser una disciplina no competitiva, permite que el estado mental del aprendiz sea de calma y de un profundo respeto por el cuerpo de su compañero, lo que permite un seguro entrenamiento. Se busca en definitiva el dominio de nuestra corporeidad y a través de esto, el dominio de nuestra mente. La mera fuerza física, la astucia o “maña” y la agresividad, están fuera de lugar ya que el sustrato de cada técnica de Aikido, es el cabal conocimiento de nuestra mecánica corporal y flujo energético, constituyéndose cada movimiento en un instrumento de precisión.

2.2.- Beneficios Intelectuales. 

La infinita diversidad y sutilezas de las técnicas de Aikido, el dominio de conceptos altamente complejos tales como desequilibrios, palancas, biomecánica corporal y manejo o canalización de energía, constituyen un alimento permanente a nuestro intelecto, que nos obliga no sólo a realizar una práctica física sino que también, un trabajo de orden cognitivo importante. El camino del aikidoka comprometido, presenta desafíos para cada nivel de práctica y para cada edad o constitución física.            

2.3.- Beneficios de orden moral.

Se trata tal vez de la dimensión más trascendente del Aikido ya que por medio del cultivo de éste, desarrollamos una serie de virtudes que nos permiten disfrutar de una vida más plena y feliz.

Etiqueta en el dojo

Av. Francisco Bilbao 3413. Providencia. Santiago. · Teléfono: (56 2) 24153791 · email: dojo@deportus.cl