Como todas las escuelas de artes marciales, la Ken-Shin-Kan tiene su propia teoría, y ésta fue establecida por su fundador, el maestro Seiichi Akamine (1920-1995), quien era cinturón negro 8º Dan y una de las más altas autoridades del estilo Goju-ryu en el mundo.

En primer lugar, es necesario establecer ciertas diferencias entre el estilo Goju tradicional y el estilo Goju Ken-Shin-Kan creado por el maestro Akamine:

El Goju-ryu tradicional, busca adquirir la maestría en la dualidad de lo duro y lo suave.

El Goju-ryu del Ken-Shin-Kan, busca desarrollar un espíritu fuerte, que sea duro y suave a la vez.

El «Go», representa la dureza y la fortaleza, que originalmente fueron inspiradas en las propiedades del oso. Y el «Ju», representa la blandura y la suavidad, basada en las propiedades de la grulla.

El «Ken», representa la fortaleza y la agilidad, propias del tigre. Y el «Shin», la velocidad, la vista y la inteligencia, propias del águila.

Por lo anteriormente establecido, se puede entender que al cambiar los animales que inspiraron originalmente al estilo Goju, los entrenamientos de la escuela Ken-Shin-Kan, variaron notablemente con respecto a los antiguos:

En Okinawa se practicaban muchos ejercicios para desarrollar la fuerza y la dureza del cuerpo. Para ello, se usaban algunos accesorios, tales como argollas ovaladas de hierro, sandalias de hierro, y un bastón con peso en un extremo. Por su parte, el maestro Akamine, en sus entrenamientos, daba énfasis al fortalecimiento de las piernas, ejecutando todo tipo de saltos en cuclillas y patadas voladoras. Y para el fortalecimiento de los brazos, ejecutaba los Katas con tensión controlada, y ejercicios con armas del Kobudo.

El Goju tradicional, utiliza un 70% de técnicas con los brazos y las manos, y éstas constituyen las armas más poderosas de este estilo. Las técnicas de patadas constituyen solamente un 30% y tienen muy pocas variaciones. Además, se usan con menos frecuencia y siempre van dirigidas a las zonas bajas del cuerpo.

El Goju Ken-Shin-Kan, utiliza un 50% de técnicas de manos y un 50% de técnicas de piernas. En el trabajo de brazos, se insiste especialmente en la velocidad y en la terminación correcta de los golpes y bloqueos. Y en el trabajo de piernas, se utilizan combinaciones de patadas, que a menudo llegan hasta tres seguidas, lo cual es muy usual dentro del estilo Goju. También, se utilizan patadas voladoras en todas las direcciones.

Tanto el concepto «Go» como «Ken», están representados por el Kata Sanchin. Esta forma tiene como objetivo, limpiar los tres centros fundamentales del organismo, tales como: el cerebro, el corazón y el estómago. Al mismo tiempo, fortalece todos los músculos y tendones del cuerpo y enseña a respirar en tres etapas, lo cual es considerado como la respiración completa. Por otra parte, los conceptos «Ju» y «Shin» están representados por el Kata Tensho. Esta forma, compuesta por movimientos circulares, que imitan el batir de las alas de las aves, enseña a respirar en forma suave y rítmica. Ambas formas tienen la misma estructura y además, ambas desarrollan y despiertan la energía interna, denominada «Ki». Se cree que el Kata Sanchin es de origen taoista y que data de 2000 A. C. Por el contrario, se dice que el Kata Tensho es de origen reciente y que fue creado por el maestro Chojun Miyagi (1888-1953). Se dice que se habría basado en el Kata chino, Hakutsuru (la grulla blanca).

El maestro Akamine decía, que el «Espíritu Fuerte»(Ken-Shin), también podía definirse como «Coraje», y que éste era un elemento esencial para llegar a ser un auténtico artista marcial. También decía, que aunque nos desarrolláramos muy bien físicamente y aunque alcanzáramos un notable nivel técnico, ello no sería suficiente para enfrentar a un adversario que hubiese superado el miedo. De modo que, «el espíritu debía ser el guerrero».

Para sintetizar el espíritu del Ken-Shin-Kan, el maestro Akamine, afirmaba lo siguiente:

Un artista marcial debe poseer cuatro aspectos esenciales:

· Vista
· Piernas
· Coraje
· Fuerza

Sólo una vez adquirida esta preparación física y sicológica, un alumno puede estar en condiciones de alcanzar el nivel de cinturón negro en nuestra escuela.

“Artículo extraído de revista «Historia y Filosofía del Ken-Shin-Kan», de Sensei Roberto Fernández de la Reguera.”