QUE ES AIKIDO

Camino de la armonía universal

El Aikido se ubica dentro del género de las artes marciales, concepto que involucra una gran cantidad de disciplinas mayormente chinas, japonesas y coreanas. Se diferencia sin embargo, por basarse en principios únicos dentro de su género como el de no violencia y no competitividad, lo que implica una gran evolución con respecto a otras artes tradicionales puramente físicas. Busca disuadir al adversario y neutralizar su intención agresiva en lugar de abatirlo. De ahí su apelativo de “el arte de la paz”.

El AIKIDO es un novedoso arte marcial de origen japonés que sintetiza los conocimientos marciales del Japón feudal de la antigua casta samurai. El Aikido es un sofisticado y eficaz medio de defensa que busca neutralizar al agresor, utilizando la propia energía de su ataque, creando un desequilibrio en el oponente mediante movimientos circulares que buscan proyectar o inmovilizar al agresor. Tal como lo sugiere su nombre: “Vía de la armonía universal”, este arte conduce a la unión con la naturaleza buscando empatizar con toda manifestación natural para así encontrar una solución NO violenta a cualquier situación de conflicto en la vida. AIKIDO puede ser sinónimo de paz interior, aún cuando constituye un método de autodefensa extremadamente eficaz.

El AIKIDO se compone de tres ideogramas que reflejan de manera nítida su ser.

AI: Armonía KI: Energía DO: Vía o Camino.

También podríamos decir entonces que el AIKIDO desde esta perspectiva, se define como la vía para el desarrollo de la Armonía y la Energía.

El fundador del Aikido, Morihei Ueshiba, enseñó el Arte de la Paz como una disciplina creativa del cuerpo y de la mente, como un medio práctico de manejarse ante la agresión y como un modo de vida que alimenta el coraje, la sabiduría, el amor, y la amistad. Interpretaba el antiguo Arte de la Guerra en el sentido más amplio posible, y creía que los principios de reconciliación, armonía, cooperación y empatía; podían ser aplicados valerosamente a todos los desafíos que la vida nos presenta: en las relaciones personales, en la interacción con la sociedad, en el trabajo, en los negocios y en la relación con la naturaleza.
“El camino del guerrero ha sido mal interpretado como un medio de matar y destruir a otros. Aquellos que buscan la competencia cometen un grave error. Golpear, lastimar o destruir es el peor pecado que un ser humano puede cometer. El verdadero camino del guerrero debe impedir la matanza, es el Arte de la Paz, el poder del Amor”.
Morihei Ueshiba.
(Fundador del Aikido)

Beneficios Intelectuales.

La infinita diversidad y sutilezas de las técnicas de Aikido, el dominio de conceptos altamente complejos tales como desequilibrios, palancas, biomecánica corporal y manejo o canalización de energía, constituyen un alimento permanente a nuestro intelecto, que nos obliga no sólo a realizar una práctica física sino que también, un trabajo de orden cognitivo importante. El camino del aikidoka comprometido, presenta desafíos para cada nivel de práctica y para cada edad o constitución física.

Beneficios del

AIKIDO

Beneficios Físicos

El Aikido constituye un método de entrenamiento corporal perfectamente balanceado y adecuado a los requerimientos de cada aprendiz, sin importar el sexo, edad o condición física de éste. Naturalmente existe una mínima capacidad física requerida, referida principalmente a la ausencia de enfermedades o deficiencias que pongan en riesgo la integridad del practicante.
Cada nivel de práctica supone la adquisición de algunas destrezas físicas tanto motrices y posturales como de resistencia o aeróbicas, lo que conduce a un mejoramiento de la salud. Lo anterior se traduce en: aumento de la flexibilidad en las articulaciones, mejoramiento postural de la columna vertebral, aumento de la resistencia corporal, tonificación muscular, mejoras a nivel circulatorio, equilibrio del sistema nervioso, aumento en la concentración y alivio de estados de stress.
A lo anterior se suma el hecho de que el Aikido, al ser una disciplina no competitiva, permite que el estado mental del aprendiz sea de calma y de un profundo respeto por el cuerpo de su compañero, lo que permite un seguro entrenamiento. Se busca en definitiva el dominio de nuestra corporeidad y a través de esto, el dominio de nuestra mente. La mera fuerza física, la astucia o “maña” y la agresividad, están fuera de lugar ya que el sustrato de cada técnica de Aikido, es el cabal conocimiento de nuestra mecánica corporal y flujo energético, constituyéndose cada movimiento en un instrumento de precisión.

Beneficios de orden moral.

Se trata tal vez de la dimensión más trascendente del Aikido ya que por medio del cultivo de éste, desarrollamos una serie de virtudes que nos permiten disfrutar de una vida más plena y feliz.

AIKIDO PARA NIÑOS

Aprender a salir sin violencia de situaciones de ataque que revistan cierta complejidad. Para un niño, esta es la manera más natural de percibir el arte del Aikido.

El Aikido como arte marcial va mucho más allá de entregar herramientas de defensa y protección frente a una agresión. Es una disciplina que además permite al alumno conectarse con sus emociones, ayudando a trabajar sobre el egocentrismo, la agresión y el individualismo entre otras.

El Aikido se plantea como un método de educación complementario al sistema educativo formal ya que es considerado una completa escuela de aprendizaje, teniendo así que ver con el desarrollo de aspectos tanto físicos, intelectuales como espirituales del hombre.

En los niños el Aikido pretende ayudar al niño a actuar, crear, mostrar, ayudar a evolucionar (en un sentido moral), conciencia social y tener acceso a su propia sensibilidad y percepción de la vida.

En la practica la clase comienza por la calistenia que envuelve al niño en una serie de ejercicios llenos de entretención durante 40 minutos aproximadamente. En la cual se encuentran ejercicios propios de Aikido, ejercicios de elongación, flexibilización, resistencia, respiración entre otros. Todo esto bajo un enfoque lúdico de manera que llega al niño casi sin notar que se encuentran en un proceso que con el tiempo aumentará en ellos la autoestima, confianza y disciplina. Posteriormente se desarrolla la serie de técnicas donde comienzan explorando sus capacidades físicas. Bajo los niveles de complejidad de una técnica, ellos imitan e incorporan la capacidad de observar, desarrollando gestos motores cada vez más cercanos al modelo, estimulando desde temprana edad la coordinación corporal que conlleva a la unión cuerpo y mente. Además como cada técnica cuenta con una serie de pasos a seguir – que dependiendo del nivel van aumentando en complejidad – también se incorpora la explicación oral la cual deja un mensaje que reafirma virtudes tales como rectitud, respeto, compasión, lealtad, las que en el futuro se van incorporando en su vida, a medida que el niño avanza en la práctica. Antes de concluir la clase y dependiendo del desarrollo de la jornada es que se realizan juegos para volver a la calma y así llegar al saludo final en un estado meditativo y de respeto.

ESGRIMA DE SABLE

El trabajo de armas es parte fundamental del curriculum del Aikido

El fundador Morihei Ueshiba experimento con el trabajo de armas en toda su vida de artista marcial, estudiando muchas escuelas clasicas como la Yagyu Shinkage-Ryu, Hozoin Ryu, Kuky shin-Ryu, Kashima Shinto-Ryu, etc. Llegando a desarrollar un vision muy particular impregnada por los principios del Aiki.

Se focalizo especialmente en el trabajo del Sable, desarrollando el AikiKen y el trabajo del jo y la lanza, desarrollando el AikiJo.

Todos los movimientos de Aikido estan impregnados del trabajo de armas ya que cada postura es una herencia de este trabajo partiendo por algo tan simple como la posicion perfilada. Se dice que cuando uno practica Aikido con algun compañero se esta esgrimiendo sin sable ya que los movimientos y posturas corporales son las mismas. “Ken Jo Taijutsu Riai” es el termino que corresponde a dicha relacion. Muchos maestros siguen esta investigacion destacando el Sensei Morihiro Saito quien compilo y esquematizo el trabajo de armas del fundador, ya que fue testigo privilegiado al vivir junto a el siendo su asistente en el que hacer diario por mas de 20 años.
Solo me queda incentivar la investigacion del AikiKen y AikiJo ya que les dara una vision mucho mas profunda del arte y sera una herramienta pedagogica muy practica para mejorar el nivel tecnico de cualquiera.